05 julio, 2011

Tropicana y sus famosas lámparas de lágrimas. (5)


María Teresa Tolón en la primera noche de las famosas
lámparas de lágrimas de Tropicana

El cabaret Tropicana después del 59 ha tenido algunos espectáculos memorables y sería injusto no reconocerlo. Si bien no con el esplendor de otrora, "Los romanos eran así", "Tropicana canta y baila" y "Carnaval de Lecuona", entre otros, han intentado mantener la tradición del veterano cabaret, logrando algunos montajes de excelencia y dignidad. Uno de los más mentados fue el homenaje a los 50 años de Tropicana donde se exhibieron réplicas de las famosas "lámparas de lágrimas", aquellas que tanta tinta hicieron correr a las originales (ver en la fotografía).

Si mal no tengo entendido, la famosa referencia a  las lámparas se ha extendido a otros espectáculos, y es que después de los sesentas bajó notablemente el ritmo de las producciones y un mismo show se mantiene mucho tiempo en cartelera. Algunas ideas se repiten una y otra vez, y aunque Tropicana nunca más tuvo un Rodney, no creo sea por falta de talento, la falta de recursos ha hecho sus estragos, como en todas partes.

 Aún tuve la oportunidad de asistir con mi madre a uno de estos espectáculos, allá por los 80's... Ella observaba todo con un halo de nostalgia o sabe Dios lo que le pasaba por la cabeza que entonces dijo algo que resumió todo lo que estábamos viendo en una frase casi lapidaria:

- "Esta cantera de modelos es igualmente bella, los cantantes están bien, la orquesta es excelente como de costumbre, los trajes no están tan mal, pero todas las bailarinas tienen las medias rotas..."  Sin comentarios, eso se llama decadencia.





 Escaleras en las traseras de la pista de Tropicana



Cuenta mi madre que los ensayos eran intensos y tan agotadores que un día hizo el chiste de acostarse a dormir en la escalera que daba acceso a la pista, ahí está la fotografía.












No había tiempo ni espacio para la improvisación o la falta de coordinación. Aunque el coreógrafo tuviese la mar de ayudantes todo era visto al ínfimo pormenor por el propio Roderico Neyra. Por cierto, mi madre nunca le llamó "Rodney", cuando se refería a él, siempre decía Roderico.

La anécdota de las lámparas de Tropicana es bien ilustrativa de lo que era el estilo de Rodney. Una noche antes de un estreno el coreógrafo repetía para sí mismo, una vez y otra, en voz alta:
-"Pero aquí hace falta algo, aquí falta algo..."

Todo era espectacular, las luces, la ropa, la música, las parejas de baile eran de antología, la coreografía ni hablar. Pero Roderico insistía que faltaba algo y no sabía bien qué cosa era. Al final del ensayo general le dijo al productor que quería algunas lámparas de lágrimas en el escenario.

-  Rodney! Pero cómo?? Eso no puede ser ! Y a esta hora ? Cómo se va a montar eso...?! El estreno es mañana...!!!

Rodney por respuesta gritó: - "Muchachitas se acabó el ensayo, pueden ir a cambiarse que mañana no hay estreno..."
El estupor fue general. Se produjo un silencio de muerte mientras Roderico Neyra con toda su calma, encendía otro cigarro. Al día siguiente estaba el elenco al completo para el estreno porque ya habían montado las lámparas.

A continuación algunos cuadros del show donde pueden observarse las lámparas en la línea superior de las fotografías.





Imágenes de otras producciones, entre ellas algunas realizadas en Arcos de Cristal, la pista cerrada (con techo) de Tropicana, utilizada en caso de lluvia o mal tiempo.

En esta fotografía aparece la modelo Zita Coalla, fallecida trágicamente
a comienzos de los años 60's, era una gran amiga de mi madre.






"Sangre Africana" del maestro Gilberto Valdés


No consigo recordar todos y cada uno de los nombres de los artistas que aparecen en estas fotografías, y pido disculpas si dejo de mencionar a alguien porque no es mi intención. Acepto todas las referencias que me puedan hacer, eso solo enriquecería el Blog y se haría igualmente justicia a otros artistas porque muchos de los que aquí aparecen, ya no están por este mundo.

No es que no haya tenido verdadera conciencia de la necesidad de compilar todas sus memorias mientras vivía, pero pensaba que las fotografías eran suficientes a la hora de reconstruir y porque ya habíamos escrito entre las dos una pequeña biografía. La cuestión de los nombres parecía bien simple porque mi madre recordaba uno por uno a todos sus colegas, bailarines, modelos, músicos, etc. Pero muchas anécdotas, fechas y nombres se me han ido perdiendo y borrando con el tiempo, me lo reprocho cientos de veces.

Termino el Post de hoy con dos fotografías que no son de palco pero mi madre le tenía mucho cariño a este excelente bailarín. Tal vez alguien le reconozca y yo pueda incorporar su nombre en la leyenda.
Él es o era, uno de sus tantísimos amigos que emigraron de Cuba, porque un día se fueron casi todos, mientras La Tolón se iba al Teatro, para siempre, en una especie de destierro hacia adentro, pero eso será en otra entrada y mucho más adelante...




Continuará...


2 comentarios:

  1. Una belleza de mujer, tu madre. Una artista que tendrá su historia para contar. Felicitaciones Tenchy, por semejante ascendente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario, una honra tu visita a mis páginas.

      Eliminar